Facebook Twitter
abejita

MIL VECES BUENAS NOCHES (2013)

El conflicto exterior e interior

por Lluís Alba

Mil veces buenas noches

Antes de dedicarse al cine, el noruego Erik Poppe trabajó como fotógrafo para el periódico Verdens Gang y para la agencia Reuters, viajando a diferentes países en conflicto bélico: Angola, Mozambique, Camboya y El Líbano. Una experiencia personal que sin duda marcó su vida y que ahora ha querido plasmar con Mil veces buenas noches (Tusen ganger god natt).

Para ser fiel a su situación personal, la primera idea era que el film fuera 100% escandinavo. Pero al no encontrar suficiente financiación tuvo que trasladar su idea a Irlanda, de donde es la familia protagonista del film. Y, ante la opción que le dieron de poder contar con Juliette Binoche para su película acabó adaptando su personaje a un rol femenino.

Este cambio de sexo para el protagonista consigue que observemos las decisiones que toma de un modo distinto, probablemente sin algunos prejuicios adquiridos. Estamos tan (mal)acostumbrados a ver a un hombre abandonando a su familia, que cuando vemos que a una mujer tomando esa decisión, por lo menos paramos unos minutos a reflexionar sobre sus motivos.

El drama familiar de la fotógrafa que se debate entre la pasión por su peligroso oficio o pasar más tiempo con marido e hijas, está bien narrado y es llevado con corrección. Pero si algo hace especial este film es que, aunque las secuencias en los países bélicos sean más escasas, no son meros acompañamientos al argumento principal, si no que son totalmente necesarios para entender el sentimiento de la protagonista. Y, al mismo tiempo, sirven de denuncia como lo que pretende mostrar el fotógrafo o periodista que se juega la vida en esas situaciones.

Con la ayuda de actores mundialmente conocidos como la mencionada Juliette Binoche o Nicolaj Coster-Waldau (popular gracias a la serie Juego de tronos), puede que este film no pase desapercibido. Quizás no importara mucho, pues como obra cinematográfica no es especialmente destacable, pero sí es necesaria por lo que cuenta.

e-mail: lluisalba@zumbarte.com