Facebook Twitter
abejita

BOYHOOD (2014)

Larga vida al cine

por Lluís Alba

Boyhood

Este film es un proyecto especial que marca la diferencia entre un cineasta y un director de cine, entre un artista y un artesano. Boyhood solo tiene cabida dentro de la realización de una persona que ama su profesión y que jamás podría estar realizado por aquellos que ven el cine como una industria.

La idea de filmar una película durante varios años para aprovechar el cambio físico de un actor e integrarlo a la narración no es algo único, pero sí poco habitual. Como ejemplo se encuentra la película sobre Mata Hari que comenzó a rodar David Carradine con su hija en 1963, una idea tan llevada al extremo que ha finalizado la vida del protagonista de Kung fu antes que el rodaje del film, y ahora se encuentra en fase de clasificación y montaje de todo el metraje acumulado.

Algo más frecuente en la experimentación entre tiempo real y el cine se encuentra en los proyectos que vuelven a revisitar a los mismos personajes con los mismos actores varios años después, mostrando una evolución natural en sus historias. El mismo Richard Linklater ha ido experimentando el paso del tiempo sobre los personajes en su trilogía (por el momento) iniciada con Antes del amanecer (Before sunrise, 1995). El tiempo es lo que diferenció en su día al cine del resto de artes visuales, y es de recibo que los auténticos cineastas reflexionen sobre ello.

Boyhood muestra fragmentos de la vida de varios personajes, pero centra el foco sobre Mason -encarnado por Ellar Coltrane, quien ha recibido un máster de interpretación durante 12 años gracias a Linklater-, a quien vemos evolucionar desde los 6 hasta los 18 años. Así, actor y personaje crecen al mismo tiempo ayudando a matizar las situaciones vividas según la edad y a enfatizar la conexión con el espectador que empatiza de manera más cercana la evolución del niño a adolescente, con sus inquietudes artísticas y personales.

Linklater se apoya en la tecnología para situar cada momento e ir mostrando el paso del tiempo. Así vemos la evolución de los ordenadores Apple, el paso de las teles de tubo a las pantallas planas, las diferentes consolas de videojuegos, la irrupción de los smpartphones y de las redes sociales... Pero también se ayuda de acontecimientos históricos, como la reelección de Bush, la llegada de Obama, comentarios sobre las películas del momento (mención especial al episodio III de Star Wars) y del lanzamiento de libros de Harry Potter. Y es en el personaje de J.K.Rowling de quien se hace especial énfasis mediante la filmación de una secuencia rodada en un evento real de la presentación de un libro, pues si hay algo parecido dentro del cine comercial a la idea de Boyhood son las aventuras del mago que evoluciona con la edad del personaje y del actor en cada película.

Boyhood

Un proyecto filmado a tan largo plazo obligó a Linklater a dejar abiertas todas las posibilidades para ir reescribiendo los acontecimientos, pues ni siquiera él era la misma persona cuando inició el rodaje que cuando lo finalizó. Aunque el personaje principal de Mason está basado en la vida del propio director, cada año iba evolucionando poco a poco hasta llegar a tener experiencias propias del actor que lo encarna. Por lo que llega un momento en que el personaje principal es tanto un reflejo de la vida de Linklater como de Ellar Coltrane.

Del mismo modo Linklater tuvo la complicidad de su hija Lorelei a quien también vemos crecer durante la película y la estimable ayuda de los otros intérpretes principales (Patricia Arquette y Ethan Hawke) para mostrar la evolución física y psicológica de las edades adultas, en las que vemos a unos treintañeros desubicados, como van repitiendo los mismos errores hasta encauzarse (por suerte para ellos) al llegar a los cuarenta.

Así la forma de construir esta historia sirve mucho para definir la idea principal del film que reflexiona sobre la evolución de la vida en cada una de sus etapas. Del mismo modo que en su día se podía equiparar el contenido futurista y el continente de novedad tecnológica que supuso 2001: Una odisea del espacio (2001: A space odyssey, 1968) de Stanley Kubrick. Pues a mi modo de ver esta película representa algo similar dentro de la historia del cine de lo que representó la película de Kubrick en su momento.

e-mail: lluisalba@zumbarte.com