Volver a index
4 4 5 6 7 8 9 10 11

7 de octubre de 2014

Para ser martes hoy se han vivido las colas más largas en lo que va del Festival. Principalmente David Cronemberg ha tenido la culpa.

L'ALTRA FRONTERA (2014) de André Cruz Shiraiwa

L'altra frontera

André Cruz Shiraiwa se graduó en el Centre Calassanç de Barcelona en 1991, ahora conocido como ESCAC. Tras ver el resultado de esta película, parece evidente que ha habido un salto cualitativo importante en esta escuela durante los últimos años.

Digo esto porque, si la memoria no me ha hecho olvidar algo peor, diría que esta es la película más floja que he visto en todos los años que he visitado el Festival de Sitges.

Prácticamente no hay nada que no sea más lamentable que lo anterior. Para empezar un argumento que ya ha sido más que tratado en cine durante los últimos 30 años, una especie de futuro post-apocalíptico que hace pasar a los refugiados de una guerra por una especie de Gran Hermano donde deben conseguir ganar para ser ciudadanos del primer mundo.

El guión está poco trabajado. La dirección artística, maquillaje o peluquería brilla por su ausencia, es como si cada día le dijeran a los actores que vinieran de su casa con la primera ropa que encontraran en el armario. Los extras cantan a extra... Me ha parecido ver una película totalmente amateur.

En la parte positiva podemos hablar de una película que provoca reflexiones en el espectador: ¿Quién ha engañado a Ariadna Gil para protagonizarla? ¿Cómo se ha colado este film en la sección oficial del Festival? ¿O dónde ha ido a parar el dinero de las subvenciones?

MAPS TO THE STARS (2014) de David Cronenberg

Maps to the stars

Reconozco que los últimos films de Cronenberg me desconciertan por la aparente lejanía que presenta con sus películas más representativas.

En Maps to the stars abraza directamente el humor cínico sobre las estrellas cinematográficas, una gran sátira del mundo de Hollywood. Por el film pasean actores que se alegran de la muerte de otros si con ello logran un ansiado papel, diálogos (que parecen demasiado reales) entre estrellas adolescentes hablando sobre los actores mayores de 20 años, pasando por la mofa abierta al abuso de remakes o a la Cienciología.

Todo ello hilvanado a partir de un drama totalmente hollywoodiense, donde el regreso de una joven (Mia Wasikowska) de aparente inocencia, pone de patas arriba la forma de vida de una familia y una actriz veterana

JAMIE MARKS IS DEAD (2014) de Carter Smith

Jamie Mark is dead

Segundo film de Carter Smith, que con Las ruinas (The ruins, 2008) ya mostró su particular visión del terror adolescente de un grupo atrapado en una pirámide Maya. A pesar de los tópicos, había acertadas diferenciaciones que permitían separarla de la mayoría de productos similares.

En esta ocasión cuenta su particular versión de las películas de fantasmas. Un tema visto centenares de veces en el cine, pero que logra encontrar una nueva fórmula para adentrarse sin ser demasiado repetitivo.

El film cuenta con la originalidad de centrarse en como se engendra la amistad entre el fantasma del recientemente fallecido Jamie Mark y Adam McCormick, que mientras iban juntos en el instituto jamás se habían llegado a conocer.

GOODNIGHT MOMMY (2014) de Veronika Franz y Severin Fiala

Goodnight mommy

Durante la presentación de la película, los directores Severin Fiala y Veronika Franz comentaron que se conocieron a los 14 años cuando uno era el canguro del otro y se dedicaron a ver muchas películas en vídeo. No sabemos bien que relación enfermiza empezaron al conocerse de esta manera, pero podemos hacernos a una idea al ver su primer film juntos.

Sin ser precisamente una comedia, por la película deambula constantemente un sentido del humor negro (un humor al que no le importa basarse en el impacto de ver el uso que se da a algunos animales muertos).

La base argumental se centra en como afecta a unos hermanos gemelos el regreso de su madre tras una operación de cirugía en el rostro. Pues los chavales creen que la que ha vuelto a casa es una impostora.

Filmada prácticamente toda en el interior de una casa de diseño aislada en el campo, el film va in crescendo hasta acabar en un festival gore que ha hecho las delicias del público habitual de Festival de Sitges (al mismo tiempo que provocaba algún abandono en la sala).

Sin llegar a ser una película redonda, solo me ha decepcionado un poco en la explícita explicación final del supuesto misterio que ya se intuía desde el minuto 2 y se había hecho evidente en el último tercio del film.

Lluís Alba